El Minifundio

24 de Noviembre 2005

Alcaldes golpistas y talante a la gallega

Dolores Villarino, veterana diputada socialista, es desde el ocaso del fraguismo la nueva presidente del Parlamento gallego. Cuando el presidente de una cámara representativa protagoniza las noticias, malo, –véase Marín–. Si además salta a las portadas, malísimo. Pues la señora Villarino ha protagonizado la noticia política en Galicia de los últimos meses, todo un récord, negativo, claro.

La incomparable Villarino consiguió que una manifestación de alcaldes del PP de zonas rurales gallegas frente al Parlamento acabase, tumulto incluido, como el rosario de la aurora. Los manifestantes protestaban porque el nuevo gobierno nacional-socialista o social-nacionalista, tanto monta monta tanto, lo dejo a gusto del consumidor, ha cancelado obras previstas en varios ayuntamientos del rural gallego, gobernados por el PP, evidente. No me gustan las manifestaciones en los parlamentos, ni las de los alcaldes del PP, ni las de los actores contra la guerra, ni las de Zerolo y sus amigos...

Pero el caso es que la protesta era pacífica hasta que llegó la señora presidenta: Prohibió la entrada a los alcaldes del PP que estaban acreditados para acudir a la tribuna de invitados, pidió a la policía que disolviese la concentración, provocó que el grupo popular abandonase la cámara y como colofón comparó la situación con el 23-F y llamó golpistas a los manifestantes. Resultado: Se montó la de dios es cristo a las puertas del Parlamento. Peleas con la Policía, diputados del PP, rivales en la sucesión de Fraga, ejerciendo codo con codo de sindicalistas casposos megáfono en mano, amenazas cruzadas de acudir a los tribunales...

Esta es la versión gallega del talante. Se coarta el derecho a los ciudadanos a acudir a la tribuna de invitados, se convierte una protesta pacífica en un tumulto con la policía, se provoca que el grupo abrumadoramente mayoritario del Parlamento gallego y que representa a más del 40 por ciento de la población abandone la cámara. Y quien organiza el lío insulta a los manifestantes, se presenta como víctima, les llama golpistas y lo compara con el 23-F. Mientras, en Madrid, los familiares del Yak campan a sus anchas por el Congreso para insultar y agredir a un diputado. El PSOE, como no, preside las dos cámaras.

Raúl Vilas | Enlace permanente 7:36 PM | Comentarios Comentarios (15)